Comentarios

  1. Estos días de silencio , han sido para mí de gran provecho. Estaba muy sorda a la Voz del Señor .Me sentía llena de dudas , de profundos miedos inexplicables, ansiedades y realmente me sentía atormentada. No lograba entender …qué era lo que me pasaba.
    Mi salud comenzó a deteriorarse lentamente… hasta que enfermé.
    Después de varios días de silencio, luego silencio y lectura de La Palabra de Dios, luego se agregó una breve meditación y poco a poco se fueron abriendo mis ojos y aclarando mi entendimiento. La mayoría de las cosas sobre las tenía dudas se fueron clarificando como si alguien las contestara desde adentro mío. Siento una paz general. Sin miedos , con la seguridad de que tanto Jesús , como LA Santísima Virgen me abrazan.
    Se que el trabajo continúa y falta muchísimo, pero es un buen comienzo y una experiencia recomendable. Dios los bendiga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *